poker-y-ajedrez
- Ajedrez y Poker

Poker y Ajedrez: Similares o Contrapuestos?

 

 

 

 

 

 

 

 

El poquer ha sido siempre despreciado por la historia. Hasta hace poco, el poker no era tratado con la misma dignidad que el ajedrez. El juego del ajedrez era considerado un juego cerebral , digno de examen intelectual y de evaluación científica. No así el poker.

No obstante, el poker puede que sea en realidad más cerebral que el ajedrez. De hecho, encontrar las soluciones adecuadas para las situaciones más comunes que se dan en el póker es más complejo que hacer lo mismo en el  ajedrez.

No sólo las matemáticas dictan que el póker es más complejo, hay un elemento adicional: la psicología. Sin psicología, el póker todavía sería un juego más complicado que el ajedrez, pero si añades el factor humano a este exceso de interacción táctica te encuentras con lo que es posiblemente el juego más difícil nunca jugado por millones de personas.Muchos rebatirán  esta premisa argumentando que en el póker hay un importante elemento de azar. No lo niego. Lo hay. Simplemente porque es más difícil calcular cual sera la decisión correcta en el poker no significa que la decisión correcta te haga ganar. En el ajedrez, la mejor decisión probablemente sea más fácil de encontrar y también es más probable que sea la decision satisfactoria.

En el póker, puede que con frecuencia tomes la decisión correcta y vaya en tu contra. Por ejemplo, si tienes un par de ases en poker hold ‘em y subes la apuesta, no hay manera de impedir que alguien intente pillar una escalera con y le suene la flauta. En el ajedrez, si tomas la decisión correcta  no perderá sterreno. En el póker, es posible.

Por lo tanto, el póker es de hecho más complejo que el ajedrez, porque tomando las decisiones correctas no implica que te haga ganar. Esto significa que las fichas de póker no son el indicador de tu calidad como jugador.  La excelencia de un jugador radica en la coherencia con que se hacen las decisiones adecuadas.

Al final, el póker reflejara matemáticamente lo que se espera ganar o perder dependiendo de todas las decisiones anteriores. Pero ese es el resultado a largo plazo.

En el corto plazo, los resultados tienden a ser irregulares y pueden ser terribles. Lo mismo sucede con el fútbol, ​​por ejemplo. Puedes estar jugando muy  bien, pero debido a la mala suerte puede que tem etas un gol en propia puerta o te pillen a la contra. La calidad del equipo se mide en base a la calidad del juego del equipo. El resto es sólo suerte, y – como en el póker – tienes que vivir con ello.

Sin embargo, en los últimos años, aunque la suerte juega un papel importante en el resultado, los mejores equipos suelen ganar la mayoría de los partidos de fútbol, ​​y los mejores jugadores suelen llevarse el dinero. Por lo tanto, es hora de dar al poker el respeto intelectual que se merece.

No obstante, por mucha talla intellectual que el poker pueda tener no se  puede jugar a este como el ajedrez. Puedes llegar a análisis-parálisis y olvidar el elemento humano. En el póker, los jugadores a veces se guían por instintos y no siguen las jugadas más lógicas. Con frecuencia, cometen errors en el fragor de la batalla. Para medir estas irregularidades en el juego es necesario tirar de la psicología

Lo más importante, el poker no es ajedrez. Los contricantes de un jugador de póker no siempre están jugando de manera racional. Y si esta irracionalidad no se toma cuenta a la hora de las decisiones, el jugador está condenado fracaso.

 

 

 

Deja un comentario