Curso,intermedio,ajedrez,Peones Colgantes

Los peones colgantes generalmente se presentan en una estructura similar a la siguiente:

Como se ve, ambos peones blancos forman un grupo aislado y no pueden ser defendidos por otros peones.

Los peones colgantes se producen con mucha frecuencia a partir de una posición con un peón blanco aislado en d4, cuando las negras efectúan el cambio Cd5xCc3 y las blancas retoman b2xc3 y posteriormente realizan el avance c3-c4.

Los peones colgantes (d4 y c4) tienen una gran fuerza dinámica. La posibilidad de su avance (d4-d5 o más raramente c4-c5) es siempre una amenaza que debe ser tenida muy en cuenta. Debido a esta fuerza dinámica, los peones colgantes suelen ser fuertes en posiciones de medio juego, con bastantes piezas sobre el tablero, especialmente si están colocadas en posiciones activas.

Por el contrario, en posiciones con pocas piezas o si los peones requieren constante defensa, su fuerza disminuye mucho y pueden llegar a ser una debilidad.

Los planes adecuados en este tipo de posición son los siguientes:

Planes para las blancas:

La mejor colocación de las piezas blancas suele ser: Las torres en d1 y c1, su caballo en e5 y su alfil en b2, de modo que el avance d5 cree amenazas tácticas en la gran diagonal

Planes para las negras

En ciertas posiciones es posible la ruptura …b5 o …e5 para, en caso de cambio, dejar a las blancas un peón aislado. Generalmente las blancas avanzan su peón y entonces las negras deben bloquearlo y atacar el otro peón retrasado.
La colocación de las piezas negras debe ser alguna de las siguientes: Las torres en d8 o c8. Para atacar el peón d4 estará bien Cc6-Af6 y Td8. Si se busca atacar el peón c4 entonces es bueno el esquema Ca5, Aa6 y Tc8. Si se hace preciso controlar el avance d4-d5, entonces Cf6 y Ab7 es lo indicado.

Ahora conviene ver ejemplos prácticos de todo lo expuesto.

Como hemos dicho, el avance d5 es la principal fuerza táctica de los peones colgantes. Es una posibilidad destinada tanto a abrir líneas como a conseguir un peón pasado. En el primer ejemplo, las blancas realizan esta ruptura como preludio de un peligroso ataque contra el enroque:

Las blancas han colocado sus piezas de modo muy agresivo y ahora tienen la oportunidad de jugar 16.d5 Keres,P – Taimanov,M , Moscú 1951

Otra partida con una idea muy parecida, especialmente en lo que se refiere a la ruptura central para abrir líneas, es Kasparov,G – Portisch,L, Niksic 1983

En la lucha contra los peones colgantes, limitar las posibilidades de ataque es el primer paso. Luego hay que atacar los peones y simplificar la posición. Un buen ejemplo de esta estrategia es Langeweg,K – Portisch,L , Amsterdam 1967

Curso,intermedio,ajedrez,Peones Colgantes

Curso,intermedio,ajedrez,Peones Colgantes

La ruptura …b5 o …e5 en el momento oportuno, es una de las mejores armas de las que dispone el bando que lucha contra los peones colgantes:

En esta posición las negras jugaron 17…Axf3!? 18.Dxf3 e5 para provocar el avance 19.d5 y disponer de la casilla c5 para el caballo. A las blancas no les gustó esa posibilidad y eligieron otra continuación 19.Dg3, con la amenaza Axh6, pero pronto se demostró desfavorable. Portisch,L – Karpov,A Bugojno 1978

Deja un comentario