- Cursos y Teoría, Intermedio

Lección 42 | Alfiles de distinto color | Parte B

Finales de alfiles de distinto color con más piezas.

Cuando además de los alfiles de diferente color, aún quedan otras piezas en el final, las posibilidades de conseguir un bloqueo en casillas de un determinado color son mucho menores, ya que el adversario siempre tendrá alguna pieza para romperlo. Por ello, la ventaja material suele imponerse, aunque en ocasiones hay que vencer una dura resistencia: La posición corresponde a la partida Gelfand – Ye Jiangchuan. Shenyang, 2000. Después de sólo 25 jugadas la posición se simplificó totalmente y solo quedaron las piezas que nos interesan, damas y alfiles de distinto color. Las negras tienen el único peón pasado, en d4, pero ello carece de la menor importancia porque las blancas dominan ampliamente la casilla d3 y las negras nunca podrán avanzar ese peón. Un detalle más importante es el 3 contra 2 en el flanco rey, y al observar con mayor minuciosidad la estructura negra, vemos que los peones en g6 y h7, ambas casillas blancas, ofrecen un punto de partida idel para las blancas.

La partida continuó 26.h4 Ag7 27.Rg2 Af6 28. Dd3 De8 29. Df3 Rg7 30.Ad3 Dd7 Es bueno observar como las blancas avanzaron su peón a h4, indicando

claramente sus intenciones de romper en h5, pero no lo hicieron de inmediato. Sólo ahora, después de tomar todas las precauciones necesarias, este avance importante tiene lugar. 31.h5! Df7 32. hxg6 hxg6 33.De4 Las blancas tienen ahora una tremenda presión sobre el peón en g6, débil y retrasado. Sin embargo, convertir esta ventaja no es nada fácil, porque las negras pueden defender tranquilamente ese peón. Se necesita abrir otra brecha y Gelfand actúa con energía y elegancia. 33… Rh6 34. Dg4 De8 35. c5!! bxc5 36. bxc5 Rg7 De haber capturado en c5 las blancas hubieran dado jaque en f4 y tomado el peón en c7. Una posición muy interesante ocurriría en ese caso.

Las negras tendrían dos peones pasados y conectados, mientras que las blancas solo uno, pero el alfil blanco controla a ambos peones negros mientras que el peón blanco avanzará muy rápido. Esto es posible gracias a la presencia de alfiles de distinto color.

La partida siguió. 37. c6! Df7 38.Rf1 De8 39.Ae4 d3 40.Axd3 Ac3 41.Rg2 Df7 42.Ae4 Af6 43.Dc8 Ad4 44.f3 Ab6 45.f4 Ad4 46.Dg4 Af6 47.Rf3 Ad4 48.Re2 Ab6 49.Dd7 Rf8 50.Rf3 Rg7 51.g4 g5 52.Af5 Ad4 53.fxg5 Rf8 54.Re4 Ab2 55.g6 Dxd7 56.cxd7 Re7 57.g5 Ag7 58.Rd3 Rd8 59.Rc4 Re7 60.Rb5 Rd8 61.Rc6 1-0

Es importante estudiar esta partida, ver las ideas detrás de cada jugada y entender como las blancas fueron tranquilamente realizando su ventaja.

Alfiles de distinto color en el medio juego.

En el medio juego, la presencia de los alfiles de diferente color, supone un factor completamente desequilibrante de la partida. La circunstancia de que los puntos que uno ataca no los puede defender el otro, hace que los alfiles de diferente color sean un arma de ataque muy importante. Aquel que consigue crear objetivos para su alfil, contará con una pieza de más en el ataque. Un simple ejemplo aclarará esto: Las negras tienen dos peones de ventaja, pero sin embargo se hallan en graves dificultades. El punto g7 es un objetivo de ataque para las piezas blancas y su alfil no puede defenderlo. Tanto 1…Rh8 2.De5 Tg8 3.g6! como 1…Dd7 2.De5 f6 3.exf6 dejan a las blancas con un ataque muy fuerte por las casillas negras.

En la siguiente posición el material está igualado. Sin embargo los alfiles de diferente color son un factor que favorecen a las blancas, ya que mientras el suyo ejerce una molesta presión sobre la casilla f7, el de las negras no tiene ningún papel activo.

Filip,M – Pachman,L CSR-ch Prague Prague (1), 1953


1.Cf3 Cf6 2.g3 g6 3.Ag2 Ag7 4.0–0 0–0 5.d3 d6 6.e4 c5 7.Cbd2 Cc6 8.Cc4 Tb8 9.a4 b6 10.c3 a6 11.e5 dxe5 12.Cfxe5 Cxe5 13.Cxe5 Ab7 14.Cc6 Axc6 15.Axc6 Dd6 16.Ag2 Cd5 17.Db3 e6 18.Ad2 Tfd8 19.Tfe1 Td7 20.Tad1 b5 21.axb5 axb5 22.Ac1 b4 23.c4 Ce7 24.Af4 e5 25.Ae3 Cc6 26.Da4 Cd4 27.Ad5 Dc7 28.Axd4 exd4 29.Te4 Te7 30.Tde1 Af8
[30…Tbe8? 31.Dxe8+] 31.h4 Rg7?

Un error. Las negras quieren proseguir con …h6 para contestar al avance blanco h5 con …g5. Sin embargo, esa es una mala defensa, ya que en tal caso las casillas blancas quedan muy débiles. [Era necesario 31…h5 ] 32.h5! Td8 33.Txe7 Axe7 34.Dd1 Td6 35.De2 Af6 36.Rg2 Td7 37.Df3 Dd6 38.Te4 g5 Ahora esta jugada es necesaria para evitar Tf4. 39.Df5 h6 40.Te1

Para seguir con Ae4 completando el ataque sobre casillas blancas. Sin embargo, aquí había una continuación más fuerte: [40.Te6! fxe6 41.Dg6+ Rf8 42.Dxf6+ con un ataque muy fuerte.] 40…Te7 41.Ae4 Rf8 42.Ta1 Td7 43.Ta5 Ae7 44.Ad5 Ad8 45.Ta8 Rg7 46.Ae4 Rf8 47.Dh7 Como puede verse, las negras no tienen forma de defenderse de la penetración blanca, siempre por casillas de ese color. 47…Df6 48.Ad5 g4 49.Tc8 Tc7 50.Txd8+

Lo más claro. El peón h pasado, junto con el alfil, serán una fuerza imparable. Además las blancas obtendrán dos peones por la calidad. 50…Dxd8 51.Dxh6+ Re7 52.Dg5+ f6 53.Dxg4 Df8 54.Dg6 Rd6 55.h6 Dh8 56.Dg8 Th7 57.De6+ Rc7 58.Dc6+ Rb8 59.Ae4 f5 60.Db6+ 1–0

Lo mismo ocurre en la siguiente posición: Las perspectivas del alfil de las blancas son poco prometedoras. Por contra el alfil de las negras, actuando en la gran diagonal, juega un papel muy importante y el punto b2 resulta muy difícil de defender. Las blancas no tienen adecuada defensa contra la amenaza De7-Df6

Medina,A – Botvinnik,M Palma de Mallorca Palma de Mallorca (3), 1967

1.e4 d6 2.d4 Cf6 3.Cc3 g6 4.Cf3 Ag7 5.Ac4 c6 6.Ab3 0–0 7.De2 Ag4 8.h3 Axf3 9.Dxf3 e6 10.Ag5 h6 11.Ah4 Cbd7 12.0–0–0 Da5 13.De2 b5 14.f4 b4 15.Cb1 d5 16.Cd2 c5 17.Axf6 Cxf6 18.dxc5 dxe4 19.Cxe4 Cxe4 20.Dxe4 Dxc5 [Aunque la posición está materialmente igualada, existe un factor que favorece a las negras. La presencia de alfiles de diferente color, que en los finales suele ser un elemento que tiende a producir tablas incluso con desventaja material, en el medio juego es un elemento desequilibrante, especialmente en el caso, como aquí, que exista algún punto claro de ataque para uno de los alfiles, ya que el otro no podrá colaborar en su defensa.En esta posición, el alfil de las negras es muy activo y su presión sobre b2 es muy peligrosa, mientras que el alfil de las blancas es una pieza sin demasiadas perspectivas y ni siquiera puede oponerse al alfil contrario (como sería el caso si los alfiles fuesen del mismo color). Así pues la valoración de la posición es favorable al negro, y su plan atacar sobre la gran diagonal el enroque blanco, con jugadas tipo …De7-Df6] 21.Td7 Tad8 22.Thd1 [No sirve 22.Txf7 Txf7 23.Dxe6 Df5] 22…Txd7 23.Txd7 Dg1+ 24.Rd2 [24.Td1 Axb2+] 24…Df2+ [Más fuerte que 24…Axb2 25.Re2 seguido de Td1 y aunque las blancas han perdido un peón, pueden ofrecer mucha resistencia, pues su rey ha escapado del peligro.] 25.Rd3 Df1+ 26.De2 [Ahora si 26.Rd2 Axb2] 26…Dxf4 27.Df3 De5 28.Db7 a5 29.Dc6 Dxb2 [Y las negras ganaron sin dificultades tras] 30.Re2 De5+ 31.Rf1 h5 32.Tc7 Df4+ 33.Re2 Ad4 34.Tc8 De3+ 35.Rd1 Ac3 36.Txf8+ Rxf8 0–1

Deja un comentario