Estos finales suelen ser de los menos conocidos. Muchos jugadores, incluso fuertes, desdeñan su estudio pensando que sueles ser finales poco interesantes, que en la mayoría de las ocasiones llevan a posiciones muertas que suelen desembocar en tablas. Sin embargo, como veremos en la presente clase, esto está muy alejado de la realidad. Es cierto que existen posiciones donde una ventaja material de uno o dos peones no es suficiente para la victoria, pero lo que ocurre es que en estos finales, los factores posicionales suelen ser más importantes que los materiales.

Debido a las características de los alfiles de distinto color, que cada uno domina un color de casillas que el otro no controla, adquiere gran importancia el concepto del bloqueo, y el bando fuerte debe evitar que sus peones queden bloqueados en casillas de color del alfil adversario. La regla de oro es, para el bando fuerte, colocar los peones en casillas diferentes a su alfil, mientras que el bando defensor debe colocarlos en las casillas de su propio alfil. La diferencia puede ser decisiva para ganar o no, como puede verse en este famoso ejemplo:

Walther,E – Fischer,R Zürich, 1959

54.a4? Esto permite el bloqueo en casillas negras, y con ello las blancas ya no podrán ganar. La victoria se lograba con 54.b4! Rc7 55.Ra5 Rb8 (55…Ae7 56.b5 Ac5 57.Ra6 Ad4 58.a4 etc.) 56.b5 Aa3 Las negras no tienen tiempo para construir un bloqueo con …Ra7 y …Ac5, así que intentan evitar el avance del otro peón. 57.b6 Rc8 58.Ra6 Rb8 59.Ag2 y las negras están en zugzwang. 59…Rc8 (59…Ac5 60.a4) 60.Ra7 Ac5 61. a4+-] 54…Rc7 55.b4 [55.Ra6 Ac5 56.a5 Rb8 57.Rb5 Af2 como en la partida.] 55… Rb8! 56.a5 [56.Ra5 Ra7 57.b5 Ac5 58.Ae4 Af2] 56…Ra7 57.Rc4 Ag3 58.b5 Af2 59.Ae2 [Si 59.b6+ Axb6 60.axb6+ Rxb6 y las negras llevan su rey hacia el rincón h8, logrando tablas.] 59…Ae3 60.Rb3 Ad2 [Otro camino para lograr las tablas era esperar con 60…Af2 ya que en realidad las blancas no amenazan nada. Solo sería peligroso que el rey blanco llegase a c6 para apoyar el avance b6, pero tras 61.Rc4 Ae3 62.Rd5 las negras ya pueden jugar 62…Ad2 63.b6+ Rb7] 61.b6+ Rb7 62.Ra4 Rc6 Hay que impedir Rb5 63.Ab5+ Rc5 [63…Rc5 64.b7 Af4 65.a6 Rb6=] ½–½

A pesar de lo visto, dos peones pasados suelen ser suficiente para ganar. Pero si no están ligados, entonces es mejor cuanto más separados estén, para que el bando débil no pueda atender a los dos a la vez. Se considera que una distancia de tres columnas es suficiente para forzar el triunfo, mientras que la distancia de dos, puede permitir que el rey y el alfil defensores consigan detenerlos, como en el siguiente ejemplo, muy instructivo:

Berger – Kotlerman Arkhangelsk, 1948

A pesar de sus dos peones de menos, las negras, jugando con precisión, pueden lograr tablas. 1.Re2 b3 2.Rd1 Rb4 3.Ah7 Ra3 4.Ag6 Rb2 [Si 4…b2 5.Ab1 Rb3 6. Re2 Ag5 7.Rd3 Ah6 8.Re2 Rc3 9.Af5 y las negras no pueden progresar.] 5.Af7! Es preciso atacar el peón, para que las negras no puedan jugar …Ra1 seguido de b2. 5… Ra2 6.Ae6 Ra3 7.Af5 y las blancas logran tablas. ½–½

La creación de peones pasados es el primer factor para desequilibrar un final con alfiles de diferente color. Pero en general, un solo peón pasado puede ser detenido por el rey o el alfil defensor, y es necesario buscar la creación de otro, preferiblemente alejado del primero. Naturalmente, cuanto más separados estén los peones, más difícil resulta detenerlos en una sola diagonal y por eso la distancia de tres columnas suele ser decisiva. En el siguiente ejemplo, las negras no prestaron la suficiente atención a esta posibilidad y terminaron perdiendo:

Malakhov,V – Dreev,A FIDE-Wch k.o. New Delhi 2000

El final debe ser tablas, pero las negras ahora cometen un error 52…Rd6?! El rey está mejor en el flanco derecho, para evitar que las blancas logren un segundo peón pasado. Era mejor [52…Rf6! 53.b4 Ac7 54.b5 Ad6 55.b6 Ac5 56.b7 Ad6 57.h4 h5= y las blancas no pueden hacer nada para forzar la partida.] 53.Ac4 h6?[Todavía había tiempo de corregir el error con 53…Re7!= ] 54.Af7 g5 55.f5 Ahora las blancas tienen un peón pasado en cada flanco, lo que generalmente asegura la victoria (tres columnas se considera la distancia necesaria entre ellos para que el adversario no pueda pararlos). Sin embargo, las negras todavía tienen esperanzas de lograr tablas, gracias a su potencial peón pasado en el flanco de rey, que el alfil blanco no podrá parar sin abandonar la defensa de uno de sus peones. 55…Re7 56.Ah5 Aa5 57.Rd5 Rf6 58.Ag6 h5 59.Re4 g4 60.hxg4 hxg4? [El error decisivo. Ahora las blancas toman este peón y la partida queda ganada. Había que jugar 60…h4! 61.Rf3 (61.Ae8 Rg5 62.Ac6 Ab4 63.Rd3 Rxg4 64.f6 Rg5 65.f7 Rf6 66.Ad5 h3 67.Rc4 Ad6 68.b4 h2 69. b5 h1D 70.Axh1 Rxf7=) 61…Rg5 62.Ah5 Ac3 63.Rg2 Ad2 64.Rh3 Ae1 65.Af7 Ac3 66. Ac4 Ae1 67.Ae2 Ac3 68.Rg2 Rf4 69.Rf2 Ad4+ 70.Re1 Ac3+ 71.Rd1 h3 72.Af1 Rxg4 y tablas.] 61.Rf4 Ab4 62.Rxg4 Dos peones de ventaja separados por tres columnas garantizan una fácil victoria. 62…Ad6 63.Ae8 Re7 64.Ab5 Rf6 65.Ac4 Ac5 [podría seguir. 65…Ac5 66.Rf4 Ad6+ 67.Re4 Re7 68.Rd5 Ab4 69.Rc6 Ac3 70.Rb5 Rd6 71.b4 Ad4 72.Ra6 Rc7 73.b5 etc] 1–0

También en el siguiente final, la maniobra ganadora consiste en la creación de un peón pasado en cada flanco:

Nimzowitsch,A – Tarrasch,S Bad Aussee, 1928

39.Rh2 c4? [39…f4 40.Ag5 f3 41.g4 y las blancas consiguen crear un peón pasado en cada flanco, lo que debe asegurar la victoria. Según Averbach, lo correcto era 39… Ab5! 40.Rg3 (40.g4 fxg4 41.hxg4 Ae2) 40…Af1 41.h4 h5 42.Rf4 Axg2 43.Rxf5 Af3] 40.Rg3 Rc8 41.Rf4 Rd7 42.Ab4 Re6 43.Ac3 Ad7 [43…Ag6 44.Rg5 Rd5 45.g3 b5 46.h4 Rc6 47.b3 cxb3 48.cxb3 Rb6 49.a4 bxa4 50.bxa4 Ra6 51.a5 Rb5 52.h5 Ae8 53. Rxf5 Axh5 54.Rxe4 y de nuevo las blancas han conseguido un peón pasado en cada flanco, lo que da una victoria fácil.] 44.g3 b5 45.Rg5 Rf7 46.h4 Ac8 47.Rh6 Rg8 48.b3! Ahora hay que crear un peón pasado en el otro flanco. 48…cxb3 [48…Ae6 49. a4 es similar.] 49.cxb3 conviene tomar con este peón, así el peón pasado estará en la columna «a» lo más alejado del rey negro.49…f4 Un intento desesperado. Tras [49…Ad7 50.Ae5 Ae6 (50…Ae8 51.Rg5 Ad7 52.Rf6 Rf8 53.Ad6+ Rg8 54.Re7) 51.a4 bxa4 52.bxa4 Ad7 53.a5 Ac8 54.Ad4 Aa6 55.Rg5 Ac8 56.Rf6 las blancas ganan sin muchos problemas.] 50.gxf4 Ad7 51.Rg5 Rf7 52.f5 Ac6 53.Rf4 Re7 54.Re5 Ae8 [Si 54…Rf7 55.Rd6 Ae8 56.Rd5] 55.Rxe4 Ac6+ 56.Re5 Ae8 57.Rd5 Af7+ 58.Rc5 Ae8 59.Ae5 Ad7 60.Rb6 [60.b4 para luego jugar f6 y a4, como en la partida, era también suficiente. Pero lo más natural es jugar f6 y luego Rb4 y a4 consiguiendo otro peón pasado.] 60…Rf7 61.f6 Ae8 62.f4 Re6 63.Ra6 Rf7 64.b4 Re6 65.a4 bxa4 66.b5 1–0

Además de la creación de peones pasados, es muy importante la actividad del rey, tanto para apoyarlos, como para atacar debilidades adversarias. En la siguiente posición las blancas deben jugar con precisión para alcanzar su objetivo en «h6».

Cifuentes,R – Langeweg,K El Vendrell, 1996

60.g4! Las blancas fijan los peones del flanco de rey, convirtiendo h6 en su principal objetivo. Si consiguen capturar dicho peón, difícilmente las negras podrán detener el peón pasado blanco. Hay que hacer notar que esta jugada es necesaria, pues si las negras consiguen jugar …g4 sus posibilidades de defensa aumentarían notablemente, por ejemplo 60.Rf2 Re5 61.Re2? g4! 62.Rd2 Ab8 63.Rc3 Rd5 y en comparación con la continuación de la partida, donde permanecen los dos peones en la columna «g», el peón h6 será más fácil de defender y las negras logran tablas.] 60…Re5 61.Rf2 Ab8 62.Re2 Aa7 63.Rd2 Rd5 64.Rc3 Ab8 65.Af7+ Rc5 66.Ag6 Rd5 67.Rb4! Ag3 68. Rb5 Ac7 69.Ra6 La amenaza Ra7 obliga al negro a situar su alfil en b8 donde queda sin jugadas aceptables, y pronto su rey tendrá que permitir el paso de su adversario. 69…Ab8 70.Rb6 Re5 71.Rc6 Re6 Las negras se ven obligadas a entregar su peón. Sin embargo, a pesar de los dos peones de ventaja, las blancas todavía no tienen el triunfo fácilmente a su alcance. 72.Axe4 Ag3 73.Af5+ Re7 74.Rb6 Ab8 75.e4 Rd6 76.e5+! Re7 Es importante cerrar el paso al rey blanco hacia el peón «h6» [Si 76… Rxe5 77.Rc6 seguido de Rd7 y Rc8 ganando el alfil.; 76…Rd5 77.Ac8 Rxe5 78.Rc6 Rf6 79.Rd7 Rf7 80.Rd8 seguido de Af5 y Rc8.] 77.Ac2 Re6 78.Ab3+! Re7 [De nuevo, si 78…Rxe5 79.Rc6+-; y si 78…Rd7 79.Rc5 como en la partida]79.Aa2! [Si 79.Rc6?? Axe5 80.Rd5 Rf6 y con esta jugada, las negras protegen el flanco de rey. Por ello hay que esperar a que el rey negro esté en d7 para acercar el propio rey.] 79…Rd7 Evidentemente, no hay otra. Pero ahora las blancas se dirigen a h6. 80.Rc5! Axe5 81.Rd5 Af4 82.Re4 Re7 [Tampoco sirve 82…Rc6 83.Rf5! Rxb7 84.Rg6 Rc6 85.Rxh6 Rd6 86.Rg7!+-; 82…Rc7 83.Rf5] 83.Rf5 Ac7 84.Rg6 1–0

Los dos ejemplos finales son muy interesantes e instructivos: Las blancas no lograron ganar esta partida, aunque luego Averbakh encontró una instructiva maniobra para ganar.

Smyslov,V – Averbakh,Y URS-ch18 Moscú, 1950

La continuación de la partida no fue especialmente interesante, ya que las blancas no hallaron el modo de ganar y continuaron con 57.Ab4 Aa8 58.Af8 Ac6 59.Re3 Aa8 60. f4 Ah1 61.Rd4 Ag2 62.Rc5 Rd7 63.Rb6 Rc8 tablas.

Más tarde, Averbakh demostró que las blancas podían ganar por medio de la siguiente maniobra:

57.a4 Rf6 58.a5 Re6 59.a6 Aa8 60.Rg5 Rf7 61.f4! [61.g4 solo da tablas: 61… fxg4 62.fxg4 hxg4 63.Rxg4 Re6 64.Rg5 Ae4! (No 64…Rf7 a causa de 65.Ad4 Ah1 66. Af6! seguido de h5, y el rey pasa por f5 y e5. Esta instructiva maniobra ganadora, la veremos de nuevo al estudiar la partida Euwe-Yanofsky.) 65.a8D Axa8 66.Rxg6 Rd7 67.h5 Rc7 y las negras dan su alfil por el peón «h» logrando tablas.] 61…Ae4 62.Af2 Rg7 [62…Af3 63.g4 hxg4 (63…fxg4 64.Ag3 Rg7 65.f5 gxf5 66.Rxh5 f4 67.Axf4 g3+ 68.Rg5 g2 69.Ae3) 64.h5 gxh5 65.Rxf5] 63.g4! hxg4 [63…fxg4 64.f5 gxf5 65.Rxh5] 64.h5 gxh5 65.a8D! [65.Rxh5 Rf6 66.Ah4+ Re6 67.Rg6 Aa8] 65…Axa8 66.Rxf5 Ahora las blancas no tienen ventaja material, pero han conseguido dos peones pasados muy separados entre sí. En cambio los peones negros se detienen fácilmente. 66…Rf7 67.Rg5 Af3 [No hay tiempo para llevar el rey al flanco de dama: 67…Re7 68.f5 Rd7 69.f6 Ad5 70.a7] 68.a7 Ad5 69.Ah4[No 69.Rxh5 Re6 70.Rxg4 Rd7 71.f5 Rc7 72.f6 Rb7 y tablas.] 69…Af3 70.f5 Rg7 71.Ag3 Rf7 72.Ae5 Ae4 [72…Rf8 73. Rf6 h4 74.Ad6+ Re8 75.Rg7] 73.Rxh5 g3 74.Axg3 Rf6 75.Rg4 Axf5+ 76.Rf4 ganando. Análisis de Averbakh

El siguiente es un final similar. Con juego correcto las negras pueden lograr tablas, aunque no es sencillo:

Euwe,M – Yanofsky,D Groningen, 1946

31…h5! [Una defensa instructiva. Las negras deben procurar una estructura en su flanco de rey donde todos los peones puedan ser defendidos, y por ello buscan poner los peones en g6 y h5. Si 31…Re6 32.Rf2 Rd5 33.Af8! g6 34.Ah6! el peón negro de h7 se convertiría en un objetivo de ataque para las blancas] 32.Rf2 Ad3Es muy importante obligar al bando fuerte a que coloque sus peones en casillas de su alfil para establecer el bloqueo en las casillas contrarias. 33.a7 Ae4 34.g3 Re6 35.Re3 Ag2? Pero ahora las negras cometen un error que permite al rey blanco llegar al flanco de rey. [Lo correcto era 35…Rf5! 36.Af8 g6 37.Rd4 Ag2 38.Rc5 Re6! 39.Rb6 Rd7 (aquí se comprueba lo importante que fue colocar el peón blanco en a7) 40.b4 Rc8 41.b5 Rd7 42.Ab4 Rc8! (Una jugada importante. Si42…Af3 43.a8D! Axa8 44.Ra7 Af3 45.Rb8 Ae4 46.b6 Rc6 47.Ra7+-y ganan.) 36.Rf4 g6 37.g4! El comienzo de un profundo plan, cuya idea final es poder llevar el rey al flanco de dama a través de la diagonal e5-d6-c7, ya que de momento solo pueden hacerlo por d4-c5-b6, lo que permite al rey negro defenderse en d6 y c7.37…hxg4 [37…Aa8 38.gxh5 gxh5 39. Rg5 Af3 40.h4 Rd7 41.b4 Rc7 42.a8D Axa8 43.Rxh5 lleva a un triunfo fácil.] 38.Rxg4 Ah1 [No puede impedirse que el rey blanco llegue a g5, pues si 38…Rf6 39.Ad4+; 38…Rd7 39.Rg5 Ae4 40.h4 es similar al comentario de la jugada anterior.] 39.Rg5 Rf7 40.Ad4 Ag2 41.h4 Ah1 42.b4 Ag2 43.b5 Ah1 44.Af6! La clave de toda la maniobra de las blancas, con lo que se evita la jugada …Re7 y se prepara a detener el peón pasado que pronto tendrán las negras. 44…Ag2 [A 44…Af3 podría seguir la misma réplica, aunque 45.Rf4 seguido de Re5 logra el objetivo con mayor facilidad.] 45.h5! gxh5 46.Rf5!Ahora las blancas consiguen llegar a d6. Las negras abandonan, en vista de[46.Rf5 Ah1 47.Ah4 Ag2 48.Re5 Ah1 49.Rd6 Re8 50.Rc7 etc.]

1–0

Deja un comentario