Ataque al enroque. El sacrificio Axh6

Bogdan Lalic (2590) – Félix Izeta (2495) [E54] Benasque 1995

1.d4 Cf6 2.c4 e6 3.Cc3 Ab4 4.e3 0–0 5.Ad3 c5 6.Cf3 d5 7.0–0 cxd4 8.exd4 dxc4 9.Axc4

Esta es una línea que desde hace mucho tiempo está de moda. En realidad es una posición que plantea uno de los problemas más interesantes del medio juego:

¿Es el peón aislado en d4 fuerte o débil?.

Ataque al enroque. El sacrificio Axh6

La respuesta no puede ser categórica, el peón aislado central tiene ventajas e inconvenientes. El estado actual de la teoría dictamina que, si las blancas son capaces de jugar de forma activa y evitar simplificaciones, sus posibilidades, especialmente en el medio juego, son superiores.

Por el contrario, si las negras consiguen simplificar la posición, sin cambiar el peón aislado, claro está, y pasar al final, la ventaja estará de su parte. Esto hace que posiciones como la presente se adapten muy bien al estilo de determinados jugadores. Aquellos que les guste el juego activo y luchen por la iniciativa sin reparar en riesgos, preferirán, sin duda jugar con el bando del peón aislado. Y los que prefieran una lucha más técnica, les gusten las posiciones simplificadas y no les importe adoptar esquemas defensivos, estarán más a gusto con el bando negro.

9…b6 [9…Cc6 10.a3 Ae7 11.Te1 es una importante alternativa, mientras que 9…Cbd7 10.Ag5 puede conducir a posiciones parecidas a la partida] 10.Ag5 Ab7 11.Tc1 Cbd7 12.De2 Db8 Esta jugada puede parecer algo extraña, aunque la práctica no la desaprueba. Hace muchos años la utilizaba el gran maestro húngaro G. Barcza. 12…Axc3 se ha jugado en bastantes ocasiones, aunque 12…Tc8 13.Ce5 Ae7 es la continuación principal 13.Tfd1 [13.Ad3, para evitar la línea que se verá en el comentario de la jugada 14, es también merecedora de consideración.] 13…Axc3

Ahora la estructura de peones cambia notablemente, aunque la estructura con la pareja de peones aislados d4-c3 es también de gran importancia teórica y debe ser cuidadosamente estudiada ya que se da con mucha frecuencia. Anteriormente, el propio Izeta había jugado 13…h6 14.Ah4 Ch5 pero tras 15.g3 no encontró nada mejor que 15…Chf6 y entonces las blancas lograron ventaja con 16.d5 Axc3 17.dxe6 Giorgadze-Izeta.1991 14.bxc3 Tc8

Alejar tantas piezas del flanco de rey se hará notar negativamente dentro de pocas jugadas. El «inventor» de 12…Db8, Barcza, jugaba aquí la idea 14…Ae4 seguido de …Db7, mientras que Lalic señala la interesante continuación 14…Ce4!? 15.Ae7 (si 15.Ah4 Df4) 15…Te8 (15…Tc8 16.Ad3!? Cxc3 17.Axh7+ Rxh7 18.Cg5+ Rg6 19.Dd3+) 16.Aa3 Tc8 17.Ab2 Cd6 18.Ad3 b5! con un juego muy aceptable para las negras ] 15.Ad3 Cd5 16.Dd2 h6

Ataque-al-enroque.-El-sacrificio-Axh6-2

Desde luego, esto es una provocación, pero las negras confiaban en responder a 17.Ah4 con 17…Df4 con una posición segura. 17.Axh6! Ya hemos señalado en la introducción de la clase, las circunstancias que favorecen este sacrificio: las blancas obtienen dos peones a cambio y además el rey negro queda expuesto. Pero además las blancas pueden traer pronto más piezas al ataque, especialmente su Cf3 y su Ad3, y tal vez en pocas jugadas su torre pueda entrar en acción por la tercera fila.

Por el contrario, las negras tienen dificultades para traer todas su piezas al flanco de rey, por lo que el ataque es difícil de parar. 17…gxh6 18.Dxh6

Ahora se amenaza un típico esquema de mate que es necesario tener bien grabado, con 19.Ah7+ Rh8 20.Ag6+ Rg8 21. Dh7+ etc. 18…Df4?! Esta es la jugada más natural, para traer una importante pieza a la defensa, y por ello es la primera que hay que considerar. Pero en realidad no pone muchos problemas a las blancas.

Tampoco era muy satisfactoria 18…C5f6?! 19.Cg5 Df4 (Ahora se amenaza el truco …Dxf2! pero las blancas tienen una sencilla forma de evitarlo) 20.h3! (Ahora las blancas planean jugar g3, y luego Ah7+- contra lo que no hay buena defensa) 20…Cf8 ( Si 20…Ae4 21.Axe4 Cxe4 22.Dh7+ Rf8 23.Cxe4+-) 21.g3 Dc7 22.Dxf6+- y tras recuperar la pieza, las blancas tienen la partida ganada, ya que el contraataque 22…Dc6 falla por 23.Ah7+ con mate.

La mejor defensa era 18…Cf8! 19.Dg5+ (19.Cg5 Df4 20.Ah7+ Cxh7 21.Dxh7+ Rf8 22.Cxe6+ fxe6 23.Dxb7 es menos claro) 19…Rh8 20.c4 Cb4 21.Ce5 Tc7 (es peor 21…Dc7 22.Df6+ Rg8 23.Ab1‚ y la posición de las blancas es prácticamente ganadora.) 22.Dh6+ Rg8 Tras esto, es claro que el ataque de las blancas compensa de sobras el material entregado, pero todavía hay que encontrar una línea forzada que lleve al triunfo.

En cambio 18…C7f6 19.Ce5!+- deja a las negras indefensas] 19.Ah7+ [Es peor 19.Cg5? Cf8 para seguir con …Df6 con buena defensa. Al atacar, es también importante no permitir que las piezas defensoras ocupen buenas posiciones] 19…Rh8 20.Cg5 Cf8 [Naturalmente falla 20…Dxg5 21.Dxg5 Rxh7 a causa de 22.Td3] 21.Ag6+ [Una manera más sencilla de ganar era 21.Cxf7+ Dxf7 22.Ag6+ pero en realidad todo se reduce a una transposición de jugadas.] 21…Rg8 22.Axf7+ Dxf7 23.Cxf7 Rxf7 24.Dh5+ Re7 25.Dg5+ Tres piezas menores son casi siempre más fuertes que la dama, pero aquí las blancas tienen tres peones más y el rey negro tampoco está seguro. La ventaja blanca es decisiva. El resto es fácil. 25…Rf7 26.Td3 Ce7 27.c4 Ae4 28.Tg3 [28.Df4+? Af5 29.g4 Cfg6] 28…Cfg6 29.h4 Af5 30.h5 Cf8 31.d5 Tc5 [31…exd5 32.Dg7+ Re8 33.Te1 Ce6 34.Df6 Rd7 35.Tg7! Te8 36.Dxf5] 32.Dg7+ Re8 33.d6 Cc6 34.Df6 1–0

Deja un comentario