peones colgantes
- Cursos y Teoría, Las Mil y una lecciones de Ajedrez, Teoría

C13c – Peones Colgantes | Partidas Comentadas

Aaron Nimzowitsch – Siegbert Tarrasch St Petersburgo, 1914

1.d4 d5 2.Cf3 c5 3.c4 e6 4.e3 Cf6 5.Ad3 Cc6 6.0–0 Ad6 7.b3 0–0 8.Ab2 b6 9.Cbd2 Ab7 10.Tc1 De7 11.cxd5 exd5 12.Ch4 [Esta maniobra supone una pérdida de tiempo.] 12…g6 13.Chf3 Tad8 14.dxc5 bxc5 15.Ab5

[Esta jugada y el cambio siguiente, no son buenos para las blancas.] 15…Ce4 16.Axc6 Axc6 17.Dc2 Cxd2 18.Cxd2 [También en caso de 18.Dxd2 seguiría la ruptura temática 18…d4! con ventaja negra, ya que no es posible 19.exd4? debido a 19…Axf3 20.gxf3 Dh4.]

peones-colgantes-4

18…d4! 19.exd4? [Tras esto, las negras inician un espectacular ataque. Era necesario 19.Tfe1 aunque, de todas formas, la ventaja negra sería clara.] 19…Axh2+ 20.Rxh2 Dh4+ 21.Rg1 Axg2! [La combinación con el doble sacrificio de alfil ya era conocida desde la partida Lasker-Bauer, Amsterdam 1899, que ha aparecido en numerosos libros y revistas.]

22.f3 [La línea de mayor resistencia. En caso de tomar el alfil, el ataque se desarrolla sin dificultades: 22.Rxg2 Dg4+ 23.Rh1 Td5 y ni siquiera queda el recurso 24.Dxc5!? a causa de 24…Th5+! 25.Dxh5 Dxh5+ 26.Rg1 Dg5+ ganando el caballo de d2.] 22…Tfe8 [Lo más preciso. 22…Dg3 23.Ce4! o 22…Dh1+ 23.Rf2 Dh2 24.Tfe1 no serían tan claras]

23.Ce4 Dh1+ 24.Rf2 Axf1 25.d5 [25.Txf1 Dh2+; 25.Cf6+ Rf8 26.Cxe8 Dg2+] 25…f5 26.Dc3 Dg2+ 27.Re3 Txe4+! 28.fxe4 f4+ [Aunque esto conduce al mate en cuatro, había una forma incluso más rápida con 28…Dg3+ 29.Rd2 Df2+ 30.Rd1 De2#] 29.Rxf4 Tf8+ 30.Re5 Dh2+ 31.Re6 Te8+ 32.Rd7 Ab5# 0–1

Naturalmente, todo lo visto no significa que el avance d4-d5 asegure ventaja de forma automática. En ocasiones el bando que lucha contra los peones colgantes consigue simplificar la posición, eliminando las posibilidades de ataque, o bien logra provocar el avance de uno de los peones para poder bloquearlos, incluso recurriendo a la ruptura b6-b5 o más frecuentemente e6-e5.

La siguiente partida, con los colores cambiados, es un buen ejemplo de este último plan:

Robert Fischer – Boris Spassky Cto. mundial. Reykjavik (6), 1972

1.c4 e6 2.Cf3 d5 3.d4 Cf6 4.Cc3 Ae7 5.Ag5 0–0 6.e3 h6 7.Ah4 b6 8.cxd5 Cxd5 9.Axe7 Dxe7 10.Cxd5 exd5 11.Tc1 Ae6 12.Da4 c5 13.Da3 Tc8 14.Ab5! [Una sutileza respecto a la normal 14.Ae2. Las blancas intentan provocar el avance debilitador …a6]

14…a6 [Otra posibilidad es 14…Db7 15.dxc5 bxc5 16.Txc5 Txc5 17.Dxc5 a6 (posiblemente 17…Ca6 sea preferible) 18.Ad3 Dxb2 19.0–0 Cd7 (19…Dxa2? 20.Cd4) 20.Dc6 Tb8 21.Cd4 Db6 22.Tc1 con ligera ventaja de las blancas.] 15.dxc5 bxc5 16.0–0 Ta7 [Larsen recomendó 16…Da7 17.Aa4 (17.Ae2 debe ser más fuerte.) 17…a5! 18.Ce5 f6! 19.Cd3 Ca6=; La idea de Ab5 queda clara en la variante 16…Cc6 17.Axc6 Txc6 18.Ce5! Tc7 19.Cd3]

17.Ae2 Cd7 [17…Df8 como recomendó Tal, debe ser mejor. Con ello se impediría la maniobra que ahora sigue.] 18.Cd4! Df8?! [18…Cf6 19.Cb3 Cd7 era mejor.]

peones colgantes

19.Cxe6! fxe6 20.e4! [Una de las ideas en la lucha contra los peones colgantes es esta ruptura, para forzar el avance …d4 y aprovechar las casillas débiles, principalmente c4.]

20…d4? [Las negras aceptan el mencionado avance, y ahora Fischer da una lección sobre como aprovechar las posibilidades de las blancas. Había que jugar 20…Cf6 21.exd5 exd5 22.Af3 aunque las blancas están mejor, tanto por la mayor actividad del alfil, como por la debilidad de los peones centrales negros.] 21.f4 De7 22.e5! Tb8 [Si 22…Cb6? seguiría 23.f5 aprovechando que no vale 23…exf5? 24.Db3++-] 23.Ac4 Rh8 [Si 23…Cb6 24.Db3!+-] 24.Dh3 Cf8 25.b3 a5 26.f5 exf5 27.Txf5 Ch7 28.Tcf1 [28.Tf7?? Cg5] 28…Dd8 29.Dg3 Te7 30.h4! Tbb7 31.e6! Tbc7 32.De5 De8 [32…d3 33.T5f3+-]

33.a4! [Las negras no pueden hacer nada, por eso las blancas con toda calma, se preparan para dar el golpe decisivo.] 33…Dd8 34.T1f2 De8 35.T2f3 Dd8 36.Ad3 De8 37.De4 Cf6 [37…Txe6 38.Tf8+ Cxf8 39.Txf8+ Dxf8 40.Dh7#] 38.Txf6! gxf6 39.Txf6 Rg8 40.Ac4 [Con la amenaza decisiva 41.Tf7] 40…Rh8 41.Df4 [41.Tf7 era un poco más precisa, pero la jugada de la partida es también suficiente, por lo que las negras se rindieron.] 1–0

Deja un comentario