Ajedrez en puro estado

Séptima partida del Campeonato del Mundo entre el indio Viswanathan Anand y el búlgaro Veselin Topalov fue de las que gustan a jugadores, público y aficionados. El aspirante asumió grandes riesgos con las negras, y jugó con pieza de menos antes de firmar tablas en 58 movimientos. El marcador del encuentro favorece a Anand, que defiende el título, por 4-3. Mañana se disputará la octava partida del mundial, programado a 12 partidas.

El juego comenzó con un minuto de silencio en homenaje al polémico expresidente de la Federación Internacional (FIDE), el filipino Florencio Campomanes, que falleció a los 83 años. A continuación, el ruso Anatoly Karpov, el excampeón del mundo, y que se encuentra en Sofía (Bulgaria) de campaña electoral a la presidencia de la FIDE, efectuó la jugada inicial. Estos prolegómenos no despistaron a los dos contendientes, en especial a Topalov, que jugó muy agresivo, luchando por la iniciativa desde la apertura y asumiendo riesgos que podían haberle conducido a la derrota y a dejar prácticamente sentenciado el encuentro a favor de Anand.

El búlgaro realizó una interesante novedad en el movimiento 12. Su rival, no tuvo más remedio que comenzar a navegar en aguas turbulentas, en una posición de difícil valoración. Anand tenía ventaja material; a cambio, las piezas y los peones centrales de Topalov disponían de más actividad. En la jugada 25, Anand quizá podía luchar por la ventaja, pero eligió una continuación que permitía a Topalov optar por un plan que seguía manteniendo la incertidumbre. A partir de ese instante, los dos grandes maestros, que rechazaron las tablas casi inmediatas que se producían en algunas variantes, continuaron su pugna hasta la el movimiento 50 en que se firmaron el reparto del punto. El campeón del mundo disponía de un caballo de más, pero el aspirante tenía un peón en la séptima fila que garantizaba las tablas.

Fuente Marca

Deja un comentario

Ir arriba